Shame

poster

Vi Shame hace un tiempo. Llegaba a la cartelera española después de un largo recorrido por los festivales más importantes; Venecia -donde Fassbender ganó la copa Volpi- London Film Festival, Toronto…En todos ellos se alababa la buena interpretación del actor y la dureza de la historia. Curiosa, decidí ir a verla y puedo decir que es de lo mejor que se ha hecho este año.

Shame trata del día a día de Brandon, un joven de clase media-alta, que trabaja y vive en Nueva York. Las primeras secuencias del film nos sirven para ver su rutina; el despertarse, escuchar los mensajes del contestador, el trayecto en el metro, su trabajo y sus encuentros sexuales con desconocidas y prostitutas. Al principio podríamos pensar que simplemente es alguien que disfruta del sexo. Pero a medida que nos vamos adentrando vemos que Brandon tiene una dependencia, cualquier excusa, momento, es oportuno para practicarlo o para consumir pornografía. Nadie sospecha nada. Todo parece perfecto.

Él vive en su mundo; un mundo ordenado, donde todo tiene su sitio, sus hábitos, todo esta bajo control, hasta que llega a la ciudad su hermana. Sissy es una joven cantante que huye de L.A después de acabar con una relación amorosa bastante destructiva. Ella es el torbellino que rompe esta rutina y que desencadenará toda una serie de acontecimientos que afectará profundamente a los personajes.

La hermana es el personaje antagonista o al menos en apariencia; Alegre, extrovertida, emocional, ruidosa….todo aquello que Brandon no es. Pero que a medida que transcurre el film nos damos cuenta de que ambos son más parecidos de lo que parece. Comparten un pasado (quizá los abusos de un padre…) y ambos huyen de sus vidas. Sissy, como Brandon, tiene dependencia, pero de las personas, tiene una personalidad maleable, frágil.

No sabemos si, gracias a su hermana, pero si a todo un conjunto de sucesos, Brandon empieza a ver más allá de su realidad, quiere cambiarla. Quiere recuperarse, empezar una relación, sentirse bien, no avergonzado.

Algunos podrían simplificar Shame diciendo que es una película sobre sexo. Para mi el sexo es sólo una escusa para hablar de una adicción, de una enfermedad. Nos habla de un hombre solitario que es incapaz de abrirse emocionalmente y que canaliza toda su frustración, sus miedos, en ello. Igual que su hermana, que lo canaliza de otra manera (que no voy a explicar para no fastidiar la trama).

Su director, Steve Mcqueen, sabe retratar perfectamente a unos personajes complejos donde nada es blanco o negro sino gris, con matices. Está acostumbrado a llevarnos a los rincones más oscuros de los personajes. Un ejemplo es Hunger, su opera prima, protagonizada por Fassbender, que explicaba la huelga de hambre que inició el preso, Bobby Sands, miembro de la IRA.

Shame es una película cuidada hasta el último detalle: la luz, los planos (magnifico el plano secuencia de Fassbender haciendo jogging), las escenas de sexo, explicitas, pero con un tono soberbio, nada gratuitas, los diálogos o los no diálogos, las miradas cómplices. Todo está bien tramado. Por eso me sorprende que en los Oscar no haya habido ninguna mención, quizás, es demasiado dura para los académicos.

Y ese final que nos remite al inicio, cerrando el círculo. Un final de jornada, un volver a la “normalidad” o, quizás, un nuevo inicio. Eso depende de lo que queramos creer. McQueen nos lo deja a nuestra imaginación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: