La Caza

 

la-caza-cartel

El director danés Thomas Winterberg ha vuelto con una nueva película, La Caza, un film que no deja indiferente al espectador y que nos muestra como una mentira puede propagarse como un virus en una comunidad y hacer que cunda el pánico sin contrastar su veracidad.

La historia se centra en Lucas, un hombre que después de pasar por una mala temporada –perdida del trabajo, divorcio difícil y poco contacto con su hijo adolescente- empieza una nueva etapa, consigiuendo un trabajo en un parvulario e iniciando una relación con una compañera de trabajo. Hasta ahí todo normal, los problemas empezaran cuando a éste se le acusa de abusar sexualmente a una de las niñas del parvulario –concretamente a la hija de su mejor amigo- un rumor que se extenderá como un cáncer y que explorará los límites del comportamiento humano.

El film nos habla de un tema delicado, la pederastia, pero lo hace de una manera diferente, desde el punto de vista del protagonista que, además, es inocente y que como espectadores lo sabemos desde el inicio. Es así como Winterberg nos hace cómplices de Lucas y, al igual que él, sufrimos su calvario.

El protagonista es amable, servicial, atractivo, pero también es un personaje que no tiene carácter, se resigna con lo que tiene, es muy conformista (solamente hay que ver la relación con su exmujer). Por eso, cuando es acusado, no lucha. Primero porque cree que no lo necesite, él es inocente, y segundo, porque no va con su carácter. Pero a poco a poco eso irá cambiando y Lucas se convertirá en un hombre que lucha por su dignidad y por su familia.

Para poder mostrar todo este abanico de emociones Winterberg ha escogido a Mads Mikkelsen -uno de los actores más conocidos de Dinamarca- que resulta perfecto para el personaje. Lucas, parco de palabras,  nos muestra todo lo que siente a través de sus miradas y gestos. Una gran interpretación que le valió el premio de mejor actor en el Festival de Cannes 2012.

Así pues, La Caza es un gran film que te hace reflexionar, algo que a veces cuesta de encontrar, que hace que te lo pases mal. Pero que precisamente por eso hay que verla, porque te hace plantear como a veces juzgamos a la gente sin tener pruebas, de como la presunción de inocencia, a veces, no existe  y la sociedad declara culpable a alguien, y de cómo ésta puede ser peor que una condena en prisión. De cómo tu dignidad, tu imagen, ha sido dañada y te encuentras en este mundo completamente solo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: